hostos-portada-squew

Mi mas reciente publicación!

Obtenga la aquí

Por: José Miguel Rodríguez Matos, Ph.D.

Así he intitulado esta reflexión El título sugiere, al menos, cuatro afirmaciones: Primero, lo que habré de presentar es producto de un extenso diálogo reflexivo con mi estimado amigo el Dr. Jacinto Ordóñez, es decir, comenzó antes de su presentación en este encuentro y, sin duda, se extenderá más allá de éste (Cabe la salvedad, como una afirmación de verdad conocida, más que como un compromiso con la equidad, que un diálogo con Jacinto incluye un diálogo con Alicia. Así, pues, prefiero llamarle triálogo a esos momentos de reflexión). Segundo, como todo diálogo (o triálogo), según lo concibe el maestro Freire y lo reafirmamos nosotros -inspirados en su pensamiento- presupone ópticas de análisis distintas que por definición del diálogo, no tienen que ser homogéneas, aunque siempre tienen que ser horizontales. De esta heterogeneidad surgen las divergencias. Tercero, subyace en cada diálogo de esta naturaleza una intención epistemológica. Por lo tanto, aspiramos, como educadores críticos y educadoras críticas de compromiso con el sueño posible de una sociedad de paz con justicia enmarcada en profundos valores democráticos, que dicho diálogo arroje ideas y opciones para la concreción de ese sueño o cuando menos, nuevas perspectivas de reflexión. Con esta intención en mente intento complementar los planteamientos del Dr. Ordóñez con mis propias interpretaciones. Cuarto, dividiré mi reacción en las siguientes partes: a) las premisas de las cuales parte el Dr. Ordóñez, b) los atributos del aula investigadora, c) la ubicación epistemológica del educador o educadora y el educando frente a la investigación, d) el punto de partida y el contexto de la educación, y e) la llamada Era del Conocimiento y la investigación.

El sueño posible

Si tuviera que resumir el sueño posible del Dr. Ordóñez, como lo entiendo, en un intento imaginario por citar sus palabras, le escucharía decir: Sueño con un aula en la cual la docencia y la investigación sean indicotomizables superando, de este modo, su tradicional separación estructural; un aula que sea guiada por procesos dialógicos, dialécticos, críticos y problematizadores de educador-educando como sujetos que a partir del contexto como plataforma insoslayable conviertan el aula en un espacio de constante creación de conocimiento científico que tenga como intensión prioritaria la formación del ser para poder hacer. Ésta será la mejor manera de superar la universidad en ruinas. Ésta será un aula que practica y construye la libertad. Ésta será nuestra mejor manera de rehacer a Freire.

Cierro la cita.