hostos-portada-squew

Mi mas reciente publicación!

Obtenga la aquí

Por: Jose Miguel Rodríguez Matos, PhD

DICEM es una opción pedagógica para capacitar a maestras y maestros en formación para transformar las escuelas en comunidades de aprendizaje. Sus atributos esenciales son: tiene base teórica en la pedagogía crítica; reconoce la potestad de maestras y maestros para asumir su desarrollo e iniciativas de transformación; parte de una visión integral del desarrollo (profesional, personal y organizacional); asume la práctica reflexiva como atributo esencial del proceso educativo; utiliza estrategias de avalúo, procesos dialógicos y enfoques colaborativos y participativos.

El Proyecto apoya una de las propuestas fundamentales que surgieron en el Recinto a raíz de la reconceptuación del Bachillerato; ésta es: la construcción de comunidades de aprendizaje (Hacia una comunidad-aprendizaje, 1999). De igual modo, se inserta en las aspiraciones últimas de la Facultad de Educación según expresadas en el Marco conceptual de los programas profesionales de la Facultad de Educación (2001), la Intención ética de nuestro proyecto educativo (2002) y los Principios del educando en formación (2003). Se fundamenta, además, en el nuevo rol de autosupervisión crítica, según lo reconoce la literatura en el campo de la Administración Educativa, la cual destaca la potestad de maestras y maestros para ejercer una práctica educativa transformadora. DICEM representa una opción a la abrumadora carga administrativa de directores y directoras de escuela que les priva de atender las dimensiones curriculares y el desarrollo de su potencial humano.

El Proyecto se inicia y se implanta como un esfuerzo interdepartamental de Estudios Graduados y Programas y Enseñanza de la Facultad de Educación de la Universidad de Puerto Rico, recinto de Río Piedras. Tanto la Dra. Iris Jiménez como la Dra. Migdalia López, directoras de estos departamentos, respectivamente, y sus respectivos cuerpos directivos (así como administraciones anteriores) han apoyado el Proyecto. En agosto de 2004 comenzará en la Escuela de Educación de la Universidad del Este del Sistema Universitario Ana G. Méndez, en Carolina, como un curso electivo. Se han iniciado gestiones de parte de la directora de adiestramiento y apoyo del proyecto SAPIENTIS (dirigido a la enseñanza, desarrollo y liderazgo de futuras maestras y futuros maestros) para ofrecer los seminarios de DICEM durante el verano en la Universidad del Sagrado Corazón. La conceptuación de DICEM, el diseño de la conferencia magistral y los seminarios, así como el ofrecimiento de los mismos, ha sido una labor de estudiantes de maestría y doctorado del Programa de Administración y Supervisón Educativa del Departamento de Estudios Graduados. Las profesoras Brenda Rivera, Lissette Velásquez, Ileana Quintero y el profesor Roy Kavetsky han integrado los seminarios a sus cursos de pre práctica y práctica. Alrededor de diez escuelas de San Juan y la Escuela Superior de la Universidad tienen estudiantes que participan del Proyecto. Otros colegas de la Facultad han contribuido a la conceptuación e implantación de DICEM.

DICEM se inserta en el currículo de bachillerato en dos etapas. Primero, como una serie de cuatro seminarios integrados a los cursos de metodología durante la pre práctica de las diversas especialidades. Segundo, en la fase de implantación durante la práctica de quienes participaron en la primera etapa.

La actividad inicial es una conferencia magistral mediante la cual se provee a los estudiantes y docentes las bases teóricas y conceptuales de la teoría crítica que sustentan el Proyecto, así como un panorama general del contenido de los seminarios. Luego, en coordinación con la profesora o el profesor, se integran a la temática de los cursos los cuatro seminarios distribuidos a lo largo del semestre según el prontuario de los cursos. Los seminarios son los siguientes: 1) construcción de comunidades de aprendizaje, 2) desarrollo integral, 3) mecanismos de avalúo, 4) leyes escolares. El contenido de los seminarios se adapta durante su ofrecimiento para hacerlos pertinentes a las disciplinas en cuestión y al panorama social inmediato imperante en el País.

¿Tiene DICEM el potencial para hacer esa diferencia en la preparación de maestros y maestras? ¿Ha hecho una diferencia en los estudiantes (y docentes) que han participado en su implantación? Si la respuesta a estas preguntas es no, sólo resta agradecernos unos a otros y otras el esfuerzo de una noble intentona. Pero tenemos el compromiso ético de seguir buscando opciones para nuestros programas de preparación. Si la respuesta es sí, quedan preguntas sobre la mesa que deben ser objeto de reflexión: ¿Cuál sería el mecanismo más idóneo para la continuidad del Proyecto (quiénes, cómo)? ¿Cómo podemos impartir perspectivas interdisciplinarias al Proyecto? ¿Qué tipo de investigaciones sugiere su implantación? ¿Qué mecanismos de avalúo podrían verificar sus fines? ¿Cómo se pueden insertar en el Proyecto iniciativas de la Facultad o del Recinto, tales como la Cátedra Freire y la Cátedra UNESCO, entre otras? ¿Cuál puede ser el alcance del Proyecto? ¿Qué se requiere para lograrlo?

Estas preguntas, a mi juicio, deben constituir el inicio de un extenso diálogo. La pregunta menos importante es ¿qué es DICEM?; las más importantes son: ¿qué está siendo? y ¿qué promete ser?