hostos-portada-squew

Mi mas reciente publicación!

Obtenga la aquí

José Miguel Rodríguez Matos, Ph.D.

El título de esta ponencia aunque muy largo, sintetiza un proceso de decodificación y recodificación de las ideas del primer y segundo conversatorios que celebramos en la Universidad de Cayey y la Universidad Carlos Albizu de San Juan en agosto y septiembre de 2002, recogidas en el libro Eugenio María de Hostos: un debate actual en torno a sus ideas pedagógicas. Algunos de los asuntos que incluyo en la taxonomía que sugiere el título no necesariamente son conclusiones a las que llegamos en nuestros diálogos, sino interpretaciones mías. Así que están sujetas a posterior análisis y recodificación. La intención es usar esas ideas como "pie forza'o" para la discusión.

Discrepancias

 Al final de los conversatorios se dio un diálogo muy ilustrador entre Aragunde y Jarabo
Jarabo: Yo comenzaría por el planteamiento de una jerarquía que a mí me parece esencial. Ahí está sobre la mesa. Más o menos es lo que hemos venido haciendo unos y otros, enumerando una serie de principios hostosianos y me parece que era lo que el Secretario tenía en mente cuando habla del proyecto de filosofía hostosiana.
Aragunde:  Yo no hablaría de un proyecto educativo hostosiano.
Jarabo:  No, no. Es un proyecto educativo sin apellido, pero donde hay unos elementos hostosianos importantes.
Aragunde:  Inspiracionales.
Jarabo:  Bueno, inspiracionales y direccionales.
Aragunde:  Pueden parecerse.
Jarabo:  Pero fíjate, si es que hasta ha sido chispa para que se cree este diálogo. Hostos va a continuar siendo un patrón de inspiración y de motivación. Y como el pensamiento sobre la educación es tan vital dentro de su obra, bueno, no tenemos que sentirnos incómodos por llamar hostosianos a algunos principios que estén informando al proyecto educativo que se proponga.

Pienso que no asumir el desafío que nos lanza esas interrogantes es quedarnos en el academicismo que, a veces, a algunos arropa; es postergar la reformulación que necesita educación puertorriqueña, que la necesita radicalmente, y que la necesita ¡ya!

¡He dicho!